Gilda Sánchez

Distintas plenitudes de vida a diferentes edades, ve cuándo alcanzas cada una…


Comparte en tus redes sociales

Facebooktwitter

• ¿Plenitud psicológica, sexual, física, cerebral, emocional…? te decimos en que época de la vida éstas llegan a su esplendor…

Decrease Font Size Increase Font Size Tamaño del texto Imprimir esta página

bienestarHay quienes afirman que la vida comienza a los 40 años, o que los 60 son los nuevos 50.

¿Pero es eso verdad? ¿A qué edad podemos sacar más provecho de la vida?

Para descubrirlo, decidimos explorar la literatura médica para evaluar cómo todo cambia con el paso del tiempo, desde la memoria hasta el impulso sexual.

Actividad física

En aquello que requiere explosiones energéticas súbitas, como carreras de 100 metros o lanzamiento de jabalina, el momento ideal está a mediados de la década de los 20, debido a que a partir de ese momento comienza un rápido declive.

En el caso de los futbolistas, el proceso se inicia con anterioridad.

Sin embargo, los deportes que requieren de gran resistencia, como los maratones o las carreras de 100 km o 1000 km, suelen ser mejores para atletas de más edad.

Incluso después de pasar los 30 y los 40 años, el declive es gradual.

Si se requiere energía para realizar alguna actividad física súbita, el mejor momento es a mediados de la década de los 20.

De hecho, muchos de los competidores se vuelven adictos a este tipo de eventos y continúan participando incluso cuando tienen más de 70 años.

El funcionamiento de la memoria

Después de los 20 años, queda en evidencia que la capacidad de almacenamiento de nueva información, fue mejor en otra época.

De hecho, es probable que todo haya empezado a ir cuesta abajo al salir de la escuela.

La capacidad para retener datos en la “memoria funcional”, como por ejemplo las rondas de tragos en un bar, se mantiene por un rato más, pero disminuye progresivamente en la década de los 40. La comprensión lectora y la aritmética siguen desarrollándose con el paso del tiempo pero la cumbre de la creatividad se alcanza pronto.

La mayoría de los descubrimientos galardonados con el premio Nobel se hicieron cuando los ganadores tenían alrededor de 40 años.

Y nuestra materia blanca –las conexiones que forman las superautopistas de la información de nuestro cerebro- también empieza a menguar en ese momento, lo que puede hacernos más lentos.

El lado positivo del cerebro

Hay otras habilidades que siguen desarrollándose con el paso del tiempo, como la comprensión lectora y la aritmética.

Y el razonamiento social –la capacidad de lidiar efectivamente con las complejidades de la amistad- alcanza su cima posteriormente.

Esto quiere decir que nuestras habilidades mentales mejoran y empeoran siguiendo una suerte de patrón curvo. Cuando la cresta de una ola pasó, viene otra.

Queda claro que no hay una edad en la que seamos buenos en todo, o incluso en la mayoría de las cosas señalan las investigaciones con respecto al tema.

La sexualidad

Si las películas y las series de televisión tienen algo de credibilidad, la década los 20 y los 30 son una especie de orgía permanente.

Pero en realidad, ni el deseo ni la actividad sexual disminuyen hasta bien entrada la década de los 50.

E incluso en ese momento, el declive no es pronunciado.

Según un estudio, no es descabellado que hombres de 55 años tengan la expectativa de mantener relaciones sexuales frecuentes por otros 15 años.

Image caption Tanto hombres como mujeres pueden esperar tener una vida sexual activa después de los 55 años.

Las mujeres de esa misma edad pueden contar con poco más de una década adicional.

El coito puede no ser tan regular y vigoroso como en otros tiempos, pero según ese estudio, 30% de personas saludables, con edades comprendidas entre los 65 y los 74 años, disfrutan del sexo al menos una vez a la semana.

Pero la disminución en el impulso sexual también se puede ver compensada con el aumento del disfrute de la vida.

Puede resultar un poco paradójico considerando los achaques físicos que llegan con la edad, pero también podría estar relacionado con el hecho de que, finalmente, las personas aprenden a equilibrar sus emociones, lo cual ha quedado demostrado en muchos estudios al respecto.

Facebooktwitter

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa mucho saberlo!