Gilda Sánchez

El “fair play” no es esencial en el futbol… es esencial en la vida


Comparte en tus redes sociales

Facebooktwitter

• Se trata de respetar a quien comparte con nosotros el campo de juego, pero también la oficina, la empresa, el negocio o el país.

Decrease Font Size Increase Font Size Tamaño del texto Imprimir esta página

El-futbol-hubiera-ganado-si-Andres-Guardado-falla-el-penalEn los últimos días hemos surgido (me incluyo) quienes insistimos que faltó una pizca de respeto a nosotros mismos, además de respeto al contrario, y debimos haber declinado un obsequio que lastimó el espíritu del juego, pero también así procede el “fair play” en la vida, que se refleja en dejar pasar al peatón; en devolver lo que no es nuestro; en permitir que se exprese quien piensa diferente; en colaborar en el esfuerzo de otros; en no transar; en no aprovecharse de un puesto (político o empresarial).

El “fair play” está, para los católicos, en los 10 mandamientos (en todos ellos) y seguramente aparece en las otras religiones.

Una sociedad miope para quien lo más importante es ganar, a cualquier costo, y que no entiende lo que es “fair play”, no desperdicia un penalti, aunque sea regalado; no desaprovecha el sexenio del compadre; no se detiene ante la oportunidad de acaparar.

¿Cuántos aplicaríamos el “fair play” ante oportunidades como la que se nos presentó en el juego contra Panamá?

Nos toca tirar el penalti a nosotros. ¿Qué decidiremos?

Facebooktwitter

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa mucho saberlo!