Gilda Sánchez

Chimalistac para pasear en domingo


Comparte en tus redes sociales

Facebooktwitter

• Chimalistac es un barrio del sur de la Ciudad de México, perfecto para visitarlo los domingos por su tranquilidad y áreas arboladas y con arquitectura colonial. Está integrado un pueblo de origen prehispánico y un fraccionamiento de finales del siglo XIX establecido en los terrenos de lo que fue la huerta del colegio carmelita . Se caracteriza por la uniformidad y belleza de su conjunto arquitectónico y por sus tradiciones y festividades.

Decrease Font Size Increase Font Size Tamaño del texto Imprimir esta página

chimalistacChimalistac es un topónimo de origen náhuatl. Resulta de la combinación de las palabras Chimalli, ‘escudo’ e iztac blanco, de manera que se traduce como:lugar del escudo blanco.

El 28 de noviembre de 2012 el gobierno del Distrito Federal emitió un decreto que declara a Chimalistac patrimonio tangible e intangible de la ciudad. “…”Se declara patrimonio cultural tangible de la Ciudad de México a los callejones, callejuelas, jardines, conjuntos religiosos, paseos, casas y en general, al conjunto urbano-arquitectónico ubicado en la Colonia Chimalistac, Delegación Álvaro Obregón; y patrimonio cultural intangible al conjunto de festividades, manifestaciones artísticas, actividades de esparcimiento, ferias populares, tradiciones, exposiciones de arte, formas de organización comunitaria y demás manifestaciones colectivas pertenecientes a la colonia mencionada.” []

En el periodo prehispánico Chimalistac pertenecía a Coyohuacan, asentamiento que había sido avasallado por los tepanecas alrededor de 1332. En el 1410, Tezozómoc, señor de Azcapotzalco, le da a Coyoacán el rango de señorío e instala a su hijo Maxtla como gobernante de este.

En 1525 Cortés cedió a Juan de Guzmán Ixtolinque las tierras que habían pertenecido a su familia, en recompensa por su lealtad a los españoles y lo nombró gobernador de Coyoacán, título que ostentó hasta su muerte en 1569. Las propiedades del gobernador Ixtolinque eran numerosas y entre estas se contaba una finca con una extensa huerta en Chimalistac. Fue sucedido en el gobierno por su hijo Juan de Guzmán Ixtolinque el joven quien muere en 1573 y es sucedido por su hijo Felipe de Guzmán Ixtolinque y su esposa, quienes donan a la Orden de los Carmelitas Descalzos la finca de Chimalistac. En 1597 Andrés de Mondragón también hace una donación de tierras a la orden y los carmelitas deciden fundar en los extensos terrenos donados su colegio de teología y artes dedicado a Santa Ana.

Monumentos Históricos

Puente en el Paseo del RíoPuente en el Paseo del Río

Actualmente Chimalistac  es una zona muy arbolada relativamente pequeña y fácil para caminar por sus parques y plazas. Además , en su periferia en la Av. Miguel Angel de Quevedo, se encuentran varias librerías importantes, dos de ellas librerías de viejo.

Chimalistac alberga 12 construcciones catalogadas como monumentos históricos por el INAH,[] construidas en los siglos XVII, XVIII y XIX así como el Monumento a Álvaro Obregón que fue construido en 1935.

Del periodo colonial datan la parroquia de San Sebastián Mártir, la ermita o cámara de los secretos construida por Fray Andrés de San Miguel y la casona donde vivió Federico Gamboa, novelista mexicano de principios del siglo XX. También están catalogados como monumentos históricos la cruz atrial de la parroquia de San Sebastián, un tramo de la barda que delimitaba la huerta del colegio de San Ángel, que se conserva en las instalaciones del Club España y los cuatro puentes de mampostería que se encuentran sobre el Paseo del Río, de los que destaca el puente del púlpito por sus dimensiones y la tradición asociada a él, ya que en el estrado que se encuentra sobre el puente, los alumnos del colegio de San Ángel ensayaban sus sermones mientras los profesores y los demás alumnos los escuchaban desde la ribera del río.

Santa es una novela de Federico Gamboa publicada en 1903 que le dio gran fama a su autor y a Chimalistac, donde ésta transcurre.

La novela da una imagen bastante apegada del Chimalistac de principios del siglo XX. Desde su publicación tuvo un gran éxito, parroquia de San Sebastiánconvirtiéndose en un referente de la zona y es considerada por escritores como José Emilio Pacheco como el primer best seller mexicano. En homenaje a la obra y a su autor, en 1923 la plaza de San Sebastián fue rebautizada como Federico Gamboa y dos calles aledañas como Santa y el callejón de Hipo, en referencia a los personajes principales de la novela.[

La principal referencia cinematográfica de Chimalistac son las cuatro adaptaciones al cine de la novela Santa. Cabe destacar que la versión de 1932 es considerada la primera película del cine sonoro mexicano. Estas versiones son:

Chimalistac en el arte

El Paseo del Río, la plaza Federico Gamboa y la parroquia de San Sebastián han sido tema recurrente las obras de artistas como José María Velasco, Mauricio Rugendas y Ben-Hur Baz.

 

Facebooktwitter

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa mucho saberlo!