Staff Mayor Mejor

Crecen enfermedades sexuales en mayores


Comparte en tus redes sociales

Facebooktwitter

Ha aumentado el contagio de enfermedades sexuales en personas mayores porque muchos individuos de la tercera edad no creen necesitar preservativo

Decrease Font Size Increase Font Size Tamaño del texto Imprimir esta página

En una  noticia reciente difundida por la agencia española de noticias EFE se dio a conocer que el 45.5 por ciento de las personas mayores de 65 años en ese país  cree que no tiene que utilizar preservativo en sus relaciones, según un estudio presentado en Barcelona y que pone de manifiesto un repunte de enfermedades de transmisión sexual en este colectivo de edad.

El estudio, “La sexualidad en la gente mayor”, ha sido elaborado por la asociación “Servicios Integrales para el Envejecimiento Activo” (SIENA), con el apoyo del Grupo Mémora.

Según una encuesta realizada a más de quinientas personas mayores de 65 años, el 26.3 por ciento de los entrevistados considera que el uso del preservativo a la hora de practicar sexo en esta edad “no es necesario”, porque creen que ya son mayores y son personas sanas a nivel de sexual.

Asimismo, el 19.22 por ciento de los encuestados opina que el uso del preservativo debe adscribirse únicamente a grupos de gente joven para evitar embarazos no deseados, según los autores del informe.

No obstante, para Sònia Díaz, socióloga y responsable de SIENA, enfermedades de transmisión sexual como el sífilis o la gonorrea son relativamente comunes entre la gente de la tercera edad y están experimentando una tendencia al alza.

El estudio también muestra que, contrariamente a los que se acostumbra a pensar, la sexualidad no desaparece durante la vejez; así lo afirman un 62.9 por ciento de los entrevistados, siendo los hombres casados los que tienen una actividad sexual más activa.

Según los datos recogidos por la encuesta, uno de cada tres entrevistados afirmó haber tenido sexo en el último mes y el grupo de hombres casados de entre 65 y 70 años es el que más satisfecho está con su vida íntima conyugal.

Para los autores del estudio, uno de los principales retos es enseñar a los mayores que el sexo “va más allá del coito” y debe contemplar otras acciones como los besos y las caricias, porque un tercio de hombres y mujeres opinan que el acto sexual se limita a la penetración.

Otro de los datos destacados del estudio es el hecho de que existe un elevado grado -pero no mayoritario- de predisposición de los más mayores para seguir hablando y aprendiendo cosas sobre el sexo en la tercera edad.

Facebooktwitter

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa mucho saberlo!