Gilda Sánchez

¿Sabías que los rituales de la Fiesta de la Candelaria son milenarios?


Comparte en tus redes sociales

Facebooktwitter

• La celebración alrededor del 2 de febrero es tan antigua, que se cree es la conversión al cristianismo de una fiesta pagana de purificación, por la gran variedad de tradiciones que giran en torno a esta fiesta y que, seguramente, no nacieron todas con ella, más bien se trata de una fiesta de tiempo atrás que debían tener de una forma u otra todas las culturas, y que fueron aglutinadas en la fiesta de La Candelaria.

Decrease Font Size Increase Font Size Tamaño del texto Imprimir esta página

candelariaLa Candelaria es posiblemente la fiesta que sustituyó a las “Lupercalias” que celebraban los romanos a mediados del mes de febrero en honor a la loba-lupa que amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma. Ésta fiesta también incluía el culto a Luperco, o Fauno …. y consistía en que los jóvenes, vestidos con piel de cabra bailaban y azotaban a la tierra y a la vegetación, en medio de desfiles de antorchas, rituales por los que aseguraban la fertilización de la naturaleza.

Dos semanas después del uno de febrero se celebraban las Calendas, cuando la diosa Juno, ataviada con cuernos de cabra, escudo y lanza, recibía de manos de las vírgenes panes de centeno. Era el tiempo de la purificación que anunciaba los ritos de la fertilidad de las Lupercalia.

La palabra “candelaria” viene de la expresión “Festa Candelarum”, la fiesta de las Candelas, fiesta en homenaje al dios Pan en la que durante toda la noche, los devotos de esta divinidad pagana, recorrían las calles de Roma agitando candelas.

En la cultura judaica, de acuerdo con una ley  de Moisés, cuarenta días después del nacimiento de un niño había que llevarlo al Templo para su presentación al Señor y proceder a la purificación de la madre.

Por ello la iglesia católica celebra el día 2 de febrero la Virgen de la Candelaria, encendiendo velas (candelas) a la medianoche como símbolo de purificación.

También existe una antigua tradición iniciada en el siglo VII por el Papa Sergio I, donde los fieles hacían una procesión nocturna llevando en sus manos una vela encendida en honor a la fiesta de la Presentación de Jesús y la Purificación de la Virgen, “luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel” (Lc, 2,32). Después de la procesión, los cirios o candelas se llevaban a las casas para encenderse cuando hubiese necesidad de oración especial.

Sin embargo resulta llamativo que siendo una fiesta de purificación, se haya desviado hacia la fiesta de la Luz, aunque teniendo en cuenta que hasta no hace mucho las candelas eran el medio habitual de iluminación en las casas, se puede comprender que prevalezca la luz en estas fiestas.

Pero como toda fiesta arraigada en los ancestros, existe una celebración el mismo día marcada en los calendarios antiguos, la Fiesta de las Luces, que se celebra activamente, en muchos lugares del planeta.

En este día en muchas culturas siempre había un rito de consagración de las velas, que empleaban tanto para prevenirse de los rayos y del granizo, para ahuyentar los malos espíritus, para proteger a las familias de enfermedades como para los rebaños y animales de labranza.

En la tradición católica actual está la Patrona Principal del Archipiélago Canario es Nuestra Señora Santa María de la Candelaria. Es también la Patrona de la isla de Tenerife.candelaria 1

De las islas Canarias, la devoción se propagó a América, Hernán Cortés llevaba al cuello una medalla de esta imagen. En 1826 la imagen se perdió, víctima de una inundación.

En México la principal fiesta es  de la Virgen de la Candelaria es la que se lleva a cabo en Tlacotalpan, Veracruz,

Esta festividad tenía un significado especial para las mujeres embarazadas, las que acaban de dar a luz y las que desean tener descendencia. La luz de las velas benditas eran muy importantes en el buen fin de los partos, en las oraciones para conseguir marido o para quedar embarazadas, por eso, en algunos lugares, se consideraba una fiesta exclusivamente de mujeres y no se permitía la asistencia a los hombres.

Otras costumbres incluían realizar procesiones por los campos y según las velas que el viento apagaba se calculaba si el año sería próspero o escaso.

 

Facebooktwitter

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa mucho saberlo!