Gilda Sánchez

Conserva tu control, sopesa cada movimiento…


Comparte en tus redes sociales

Facebooktwitter

Una brillante reflexión la que nos comparte Virginia Guillen Barrios Gómez, escritora y poeta que nació algún día a principios del siglo XX en la Ciudad de México.

Decrease Font Size Increase Font Size Tamaño del texto Imprimir esta página

“Conserva tu control, sopesa cada movimiento para no perder el equilibrio que es la sabiduría…”

02J78168

Filosofía de la tercera edad por Virginia Guillen Barrios Gómez

Amiga entrañable, y autodesignada como mi madre adoptiva, Virginia Guillén Barrios Gómez, escritora y poeta nació algún día a principios del siglo XX en la Ciudad de México. Por estar casada con un ciudadano alemán fue prisionera de guerra en Estados Unidos durante la II Guerra Mundial y, posteriormente ella y su marido fueron canjeados y trasladados a Alemania hasta el final del conflicto. A la muerte de su esposo regresó a México y ejerció como periodista hasta su fallecimiento en 1997. Escribió obras de teatro y poesía y  en 1995, las siguientes reflexiones sobre la tercera edad que me obsequió y que ahora tengo el privilegio de compartir.

Meditation. Graceful Old Woman in the Park Stretching her HandLa vida es un reto. Es tu actitud lo definitivo, las circunstancias no cambian, pero es tu habilidad la que sitúa tu nivel, tu posición, la forma como te enfrentas al destino. Muy importante es que lo que hagas sea con entusiasmo, con buena voluntad, con deseo de superación. Se obtiene lo que se quiere si encaminas tu dinamismo y tu deseo con pasión en los actos pues les da vigor y brío, y con lógica que nivele tu razón y justifique los medios. Conserva tu control, sopesa cada movimiento para no perder el equilibrio que es la sabiduría, no pierdas fuerza en nimiedades, ve a la meta con las armas para triunfar.

Que tu pasión sea potencia sin nublar la razón, ten la arrogancia para enfatizar tu dignidad, pero ten la humildad para reconocer tus errores. Mas para saber pedir perdón, lo cual te eleva lejos de humillarte: alégrate de la felicidad de los demás, compártela sin envidiarla. Respeta a tu prójimo, perdónale sus banalidades que no son sino signo de su debilidad…y ámalo, como a un hijo enfermo…

Si alguien pretende herirte, compadécelo, por la mezquindad de su alma…trata de ser tolerante, sin dejar de ser exigente. Ama la vida, a la gente, a la espina y a la rosa, al niño y al viejo, viste tu vida de fantasía, adórnala con bellos pensamientos, sé bondadoso, no uses tus cualidades para humillar al prójimo, úsalas para el bien del mismo. Vive de acuerdo con tu conciencia, date algunas “concesiones”, sin hacer nada de lo cual puedas avergonzarte. Siempre exige la lealtad de tus amigos y correspóndela, sé servicial, jamás servil…No importa si recibes menos de lo que das, ellos significa que tu eres más generoso.

02E90530Recuerda que tú debes empuñar siempre las riendas y que no te dejarás llevar por manipulaciones, ni vencer por tus propias tentaciones, sabrás como manejarlas.

No olvides que no estás solo y que debes ser un buen elemento dentro de tu comunidad. Oídos sordos para las intrigas, rechazo para los disturbios, debes sembrar la paz, la alegría, el amor. Refúgiate en la naturaleza, el mejor templo de Dios, habla con Él y tendrás la respuesta en tu corazón.

Expresa tus sentimientos sin inhibiciones absurdas. Sentir es estar vivo, aún cuando se sufra. Vale el precio.

Tenemos que aceptar el sufrimiento como parte de la vida, como precio de nuestra felicidad. Y aprender de nuestros fracasos: son el golpe en el yunque, necesario para perfeccionar la obra y seguir adelante…

Facebooktwitter

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa mucho saberlo!