Gilda Sánchez

“Voluntad Anticipada” instrumento legal que garantiza no prolongar la vida


Comparte en tus redes sociales

Facebooktwitter

• Permite a quien lo otorga expresar su voluntad de ser o no ser sometido a situaciones médicas cuando se tiene una enfermedad terminal. Además los mayores pagarán un tercio de su costo.

Decrease Font Size Increase Font Size Tamaño del texto Imprimir esta página

fd592ebd-955c-453a-a048-bf3d70d6578eEl Distrito Federal es la primera entidad federativa en México  que  promulga  una ‘Ley de voluntad anticipada’, la cual establece que una persona puede decidir si quiere o no ser sometido a tratamientos terapéuticos que le prolonguen su vida cuando se encuentre en una etapa terminal, y su pronóstico de vida no sea mayor a seis meses, siempre y cuando  exista la opinión médica que justifique dicho estado terminal.

La Voluntad Anticipada es algo parecido a un testamento en el que quien lo otorga, rechaza ser sometido a tratamientos, designando a un representante que tiene la responsabilidad de observar que se cumpla la voluntad del otorgante.

Este instrumento tiene como fin, según lo establece la misma ley “Regular el otorgamiento de la voluntad de la persona con capacidad de ejercicio para que exprese su decisión de ser sometida o no a medios, tratamientos o procedimientos médicos que pretendan prolongar su vida cuando se encuentra en etapa terminal y por razones médicas sea posible imposible mantenerla de manera natural, protegiendo siempre su integridad.”

La Voluntad Anticipada debe otorgarse ante un notario público, y sólo se requiere ser mayor de edad y expresar la voluntad en cuanto al sometimiento a tratamientos o procedimientos para prolongar la vida.

Al ingresar a un hospital, si el firmante está en posibilidad de entregar el documento podrá hacerlo o, en caso de no ser así, podrá entregarlo a quien él haya elegido como responsable, quien deberá cuidar su correcto cumplimiento.

Es necesario precisar que respetar la voluntad de la persona firmante no implica dejar de administrar al otorgante atención médica contra el dolor, hidratación, higiene y los demás cuidados básicos que se determinen como necesarios por un profesional de la salud en tanto ocurre el deceso.

Con la finalidad de promover este documento, el nuevo arancel en el Distrito Federal establece un costo de mil doscientos pesos, pero gracias a un convenio con la Secretaría de Salud capitalina con el Colegio de Notarios del Distrito Federal, los adultos mayores pagarán al notario que formalice la Voluntad Anticipada, sólo cuatrocientos pesos.

Facebooktwitter

¿Tú que opinas? ¡Nos interesa mucho saberlo!